Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra: 17.68 Venta: 17.68 I Euro — Compra: 20.89 Venta: 20.90
MENÚ

por Manuel CABELLO DUJO I 17/06/17 I

Deportes I

La Copa de las Confederaciones pone a prueba a Rusia a un año del Mundial



Con dudas en el aspecto deportivo y las incertidumbres sobre la capacidad para organizar un gran torneo, la Copa de las Confederaciones que comienza este sábado pondrá a prueba a Rusia a solo un año de que el país albergue el Mundial.


Tras años de decepciones futbolísticas, las autoridades federativas nombraron como seleccionador a Stanislas Cherchesov con el fin de renovar un equipo que no daba para más (eliminado en la pasada Eurocopa con un punto en tres partidos) y hacerlo competitivo para enfrentarse de tú a tú a sus rivales.


La Copa de las Confederaciones, torneo en el que Rusia se enfrentará en el grupo A a Portugal, México y Nueva Zelanda, con el que disputará el partido inaugural este sábado a las 15h00 GMT en San Petersburgo, será la primera prueba de fuego para la 'Sbornaya' (equipo nacional) de cara al Mundial.


En el Grupo B están encuadradas Chile, Alemania, Australia y Camerún.


"Evidentemente, queremos hacerlo mejor de lo que lo hemos hecho estos últimos años", admitió el viernes Cherchesov, que se marcó como objetivo mínimo "pasar la fase de grupos".


- 'Amenazados' por Putin -


De la selección rusa estará pendiente todo el país, incluido el presidente Vladimir Putin, que esta semana dijo por televisión que espera que el equipo "esté a la altura".


"El presidente ha hablado del equipo nacional en este evento tan importante y eso no nos deja indiferentes", respondió Cherchesov. 


"Dijo que hemos progresado y eso quiere decir que sigue a la selección... pero si es posible hablemos de fútbol", añadió el técnico ante la prensa visiblemente contrariado.


Pero el éxito deportivo no es la primera preocupación de un país que se enfrenta a numerosos desafíos en este torneo en vistas a lo que será el Mundial del próximo año.


"Rusia está completamente preparada. Las infraestructuras, los estadios, los hoteles y los transportes están listos. Y hemos tomado todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad", insistió el viernes el viceprimer ministro ruso y responsable de Deportes, Vitali Mutko.


La cuestión de la violencia de los hooligans rusos, que protagonizaron violentos enfrentamientos con los hinchas ingleses en Marsella en la Eurocopa de hace un año, no debería ser relevante durante la Confederaciones, habida cuenta del escaso número de seguidores extranjeros que se desplazarán para ver en directo este torneo.


- 'Lista negra' de hinchas -


No obstante, los responsables rusos aseguran tomarse el asunto en serio, con la aprobación de diferentes leyes que endurecen las medidas de seguridad, sobre todo con la introducción de una lista de hinchas locales y extranjeros que no podrán acceder a los estadios.


Y a medida que se ha acercado la fecha del torneo se han incrementado las medidas de seguridad para evitar atentados, otra de las preocupaciones de la organización. 


Para acceder al metro de Moscú, por ejemplo, los usuarios deben pasar por arcos detectores de metales y hay una fuerte presencia del ejército y de agentes de seguridad privada. Lo mismo ocurre para acceder a lugares de gran afluencia, como los centros comerciales, en los que se controla incluso los bajos y maleteros de los coches que acceden al párking.


En lo que respecta a las infraestructuras y pese a que Mutko dice que todos los estadios están "acabados", las máquinas continúan trabajando en el recinto de San Petersburgo, escenario del partido inaugural, que permitirá evaluar un campo con capacidad para 68.000 espectadores y que ha tardado una década en construirse y cuyo presupuesto se disparó a más de 650 millones de euros.


Los otros tres escenarios de esta copa (Kazán, Sochi y el Otkrytie de Moscú) no han tenido estos problemas.


- Escaparate ante el mundo -


Miles de voluntarios desplegados, señalización en inglés en los transportes y las calles... las cuatro sedes de la Confederaciones se han puesto en modo 'Mundial' para demostrarle al mundo que Rusia está capacitada para organizar un gran acontecimiento deportivo.


Todo con el fin de atraer a millones de aficionados el próximo año, que pueden ser reticentes a viajar por las difíciles relaciones entre Moscú y Occidente por la crisis ucraniana y la guerra de Siria. 


De momento, para la Confederaciones, la FIFA admitió el viernes que se han vendido hasta el momento el 65% de las entradas, pero se confía en que los rusos adquieran el resto de boletos con el torneo comenzado.


En lo puramente futbolístico, la gran estrella del torneo Cristiano Ronaldo tratará de completar un año de ensueño liderando a Portugal al título, para el que la selección lusa es la máxima favorita. Habrá que ver si una rejuvenecida Alemania, sin sus estrellas de hoy pero con algunas de las que pueden ser del mañana, podrá acabar con el sueño de los lusos.


Sin olvidar a las dos selecciones latinas, Chile y México, que persiguen en Rusia su primer gran título internacional de su historia. 



Bernardo y André, dos 'Silvas' al servicio de su majestad Ronaldo


por Yann BERNAL


Cristiano Ronaldo tendrá dos jóvenes lugartenientes en la selección portuguesa durante la Copa de las Confederaciones, Bernardo y André Silva (21 y 22 años), que se perdieron la triunfante Eurocopa 2016, pero que se han unido con fuerza al grupo en los últimos meses.


El sector ofensivo de la Selecçao se ha centrado únicamente en una gran figura. En su momento la leyenda Eusebio y más recientemente Luis Figo y su heredero Cristiano Ronaldo.


¿Cómo conseguir un puesto al lado del ganador de cuatro Balones de Oro? Los Helder Postiga y Hugo Almedia quedaron en la penumbra, y Ricardo Quaresma y Nani, tras su importante papel en la pasada Eurocopa, siguen en el grupo.


Pero corren el riesgo de ser eclipsados por dos de los jugadores que pisan más fuerte en el fútbol europeo: Bernardo Silva, que se perdió el torneo continental por lesión, y André Silva, que no había despegado a nivel internacional hace un año.


Desde entonces Bernardo, el ligero mediapunta (1,73 metros y 65 kg), fue una de las claves del triunfante Mónaco, campeón de Francia y semifinalista de la Liga de Campeones, mientras que André explotó con el Oporto, marcando 21 goles en 44 partidos.


- Sustituyendo al héroe efímero Eder -


"Formar un dúo con Cristiano Ronaldo es un sueño que tenía desde niño. Estoy contento de jugar al lado de mi capitán", dijo un agradecido André el viernes en rueda de prensa.


Después de triunfar en las categorías inferiores de Portugal (70 partidos y 32 goles), parece que formará en la punta de ataque junto a Ronaldo en el 4-4-2 del seleccionador Fernando Santos. En su corto periplo en la absoluta suma 7 goles en 8 partidos.


"Habla conmigo y me da buenos consejos, intento escucharle, nuestra buena relación traerá buenos resultados", añadió.


Ahora queda lejos el debut en la clasificación para el Mundial 2018 en septiembre, cuando la Selecçao perdió 2-0 en Suiza y André Silva portó el 7 del capitán, ausente por lesión.


Como guiño para la historia, en la convocatoria de Santos entró por Eder, el hombre que dio el título a Portugal en la final de la Eurocopa ante Francia con su gol en la prórroga. El héroe efímero no tuvo protagonismo este curso con el Lille.


- De Mónaco a Mánchester -


Convertido en una de las mayores promesas del panorama europeo, Silva fue traspasado esta semana del Oporto al Milan por 38 millones de euros.


Bernardo también acaba de cambiar de dimensión, al dejar el Mónaco por el Mánchester City, en un traspaso de 50 millones d euros. Fue el primer fichaje del técnico Pep Guardiola para la próxima temporada.


Ahora, al fino mediapunta le queda hacerse un sitio en la selección, con la que ha jugado 12 partidos, la mayoría de ellos en los minutos finales. Solo ha marcado un gol, en un amistoso contra el equipo amateur de Gibraltar.


Normalmente Nani ha ocupado su puesto en el extremo derecho. Pero parece que ahora Bernardo Silva está en condiciones de ganarle la carrera por un puesto en el once, gracias a su calidad técnica superior. El domingo ante México la respuesta.



Chile quiere despejar dudas ante Camerún en su estreno en la Confederaciones


por Manuel CABELLO DUJO


Chile, que no contará seguro con su emblemático portero Claudio Bravo y cuya estrella Alexis Sánchez tiene problemas físicos, buscará la victoria ante Camerún este domingo en el estreno de la Copa de las Confederaciones (18h00 GMT) para despejar las dudas alrededor del campeón sudamericano.


Bravo, que no juega desde que el 27 de abril, sufrió un desgarro muscular que le privó del final de temporada con el Mánchester City, y la federación chilena (ANFP) confirmó el jueves que no estaría disponible para el primer partido contra Camerún, sin precisar si lo estaría para el resto del torneo.


Su sustituto debe ser Jhonny Herrera, que ha jugado los últimos amistosos de preparación para la Confederaciones, y pese a su calidad como arquero será muy difícil sustituir al capitán, uno de los hombres más importantes de la Roja, tanto en la cancha como en el vestuario.


Alexis Sánchez, por su parte, sufrió un golpe en un tobillo hace unos días que le ha impedido entrenarse con el resto de sus compañeros, aunque a poco que se recupere el '7' formará parte del equipo inicial.


En ese once de inicio no debería haber más cambios con respecto al equipo que ganó hace un año la Copa América Centenario: en defensa son fijos Mauricio Isla y Jean Beausejour por las bandas y Gary Medel y Gonzalo Jara como centrales; en el mediocampo Arturo Vidal es intocable junto a Marcelo Díaz y Charles Aránguiz y en la punta de ataque, a la espera de saber qué pasará con Sánchez, estarán José Pedro Fuenzalida y Eduardo Vargas.


En torneos cortos como la Copa de las Confederaciones es importante comenzar ganando el primer partido y más en el caso de Chile, que busca una dosis de confianza para asaltar el título, que sería el primero a nivel mundial en toda su historia.


- A por el primer título mundial de la Roja -


Pero Camerún, campeón africano, no será una presa fácil y como ya demostró en la pasada Copa de África de Naciones, a principios de este año, tiene jugadores como para dar la sorpresa.


Como muchos equipos africanos, los Leones Indomables destacan por su poderío físico, que puede revelarse peligroso para una selección "pequeña" como Chile, y por la velocidad de sus jugadores, aunque la organización y disciplina táctica no sería su fuerte.


El belga Hugo Broos, además, ha dado alternativa a jóvenes valores que respondieron positivamente en la CAN disputada en Gabón, como el portero Fabrice Ondoa y los centrocampistas Christian Bassogog y Benjamin Moukandjo, encargados de servir balones al punta, ya sea el veterano Vincent Aboubakar o el joven Robert Ndip També.


Este sábado, Broos definió a Chile como "uno de los mejores del mundo" y exponente del "fútbol moderno, con potencia, calidad técnica y mucha velocidad".


Para el técnico, la clave del partido será saber "contrarrestar el juego de Chile, sin olvidar atacar, porque el fútbol moderno es encontrar el equilibrio entre atacar bien y defender bien".


Camerún cuenta a su favor que tiene más experiencia en este torneo, en el que ha participado en tres ocasiones y en el que llegó a la final en la edición de 2003, mientras que la Roja lo juega por primera vez.


Solo hay un precedente de enfrentamientos entre ambos equipos en partido oficial: fue en el Mundial de Francia-1998, en la fase de grupos, y Chile logró un empate a un gol que le permitió clasificarse para los octavos como segundo de la llave (detrás de Italia) y eliminó a los africanos.


- Posibles alineaciones


Camerún: Ondoa - Mabouka, Ngadeu, Teikeu, Fai - Siani, Djoum - Bassogog, Zoua, Moukandjo - Aboubakar (o Ndip També). DT: Hugo Broos (BEL)


Chile: Herrera - Isla, Medel, Jara, Beausejour – Díaz, Aránguiz, Vidal – Fuenzalida, Vargas, Alexis Sánchez (o Martín Rodríguez). DT: Juan Antonio Pizzi (ARG)


Árbitro: Damir Skomina (SVN)


"Pongo la mano en el fuego por Ronaldo", repite el seleccionador portugués


El seleccionador portugués Fernando Santos quiso zanjar cualquier debate sobre su estrella Cristiano Ronaldo y repitió con vehemencia que pone "la mano en el fuego por su carácter y actitud", este sábado en Kazán, en la víspera del debut en la Copa de las Confederaciones ante México.


"He sido su entrenador en Portugal cuando tenía 18 años (Sporting de Lisboa) y pongo la mano en el fuego por su carácter y actitud, como persona y como deportista, lo repito, pongo la mano en el fuego porque es un persona realmente fantástica", dijo Santos en conferencia de prensa.


La concentración lusa ha estado marcada en los últimos días por las informaciones sobre Ronaldo. 


El martes la fiscalía española denunció al jugador por delitos fiscales cometidos entre 2011 y 2014, "un fraude tributario de 14.768.897,40 euros".


Tres días después, el viernes, el diario portugués A Bola, referente deportivo del país, publicó que tenía la intención de salir del Real Madrid, lo que ha supuesto una tormenta en la península ibérica y en la concentración lusa en Kazán.


Este sábado Santos quiso cortar el tema en la segunda ocasión en la que le preguntaron por 'CR7'.


"Les voy a pedir disculpas, todos me quieren hacer esta pregunta, esta es la segunda vez y la última que respondo", advirtió.


"Tengo un acuerdo con los jugadores muy sencillo. Todo lo que tiene que ver con cuestiones personales, lo dejamos fuera de la selección, cuando estamos en aquí todos juntos, hablamos de cuestiones técnicas, el resto lo dejamos fuera", continuó.


"Hay que ser cauteloso con este tipo de cuestiones. No se sabe quién dice las cosas, a veces escucho cosas en los medios que nunca he oído en la selección. Hago oídos sordos a este tipo de cuestiones", añadió.


Junto a Santos compareció el arquero Rui Patricio, que también tuvo que responder sobre si la situación extradeportiva pesaría en el rendimiento del capitán.


"No va a influir nada, Ronaldo está totalmente centrado en la selección y es un gran ejemplo para nosotros. Es un deportista de élite y sabe concentrarse. Va a jugar un torneo fantástico, es nuestro modelo por su manera de trabajar", señaló.

"Algunos nos van a subestimar", declara el defensa alemán Rüdiger


La selección alemana, que afronta la Copa de la Confederaciones sin la mayor parte de sus jugadores habituales, podría tener ventaja al ser "subestimada" por sus adversarios, señaló este sábado el defensa Antonio Rüdiger.


"No hemos venido con el mejor equipo, pero eso puede ser una ventaja, algunos van a subestimarnos", señaló el jugador de 24 años de la Roma en Sochi, en la concentración de la Mannschaft.


El seleccionador Joachim Löw optó por un equipo B, en el que únicamente están tres campeones del mundo en 2014 (los defensas Matthias Ginter y Shkodran Mustafi, y el delantero Julian Draxler).


"La primera prioridad es desarrollar el equipo, la segunda es ganar", declaró en rueda de prensa el mánager de la selección Oliver Bierhoff.


Löw ha hecho varias pruebas y rotaciones en los últimos partidos. El delantero Timo Werner se refirió a la forma física del equipo.


"Ignoramos en qué estado llegamos tras una larga temporada. Ahora tenemos un gran partido que se avecina, porque los australianos van intentar combatir con físico y dureza", señaló el mejor goleador alemán de la Bundesliga con 21 tantos en 31 partidos con el Leipzig.


"La victoria es obligatoria, queremos abrir rápido el marcador e imponer nuestro juego", añadió el ariete sobre el partido contra los Aussies, el lunes en Sochi a las 15h00 GMT.


Con respecto a su once inicial, Löw anunció a la cadena de televisión alemana ARD que Bernd Leno, del Bayer Leverkusen, será el titular contra Australia.


Los dos otros porteros convocados disputaron los dos últimos partidos, Kevin Trapp (París SG) ante Dinamarca un amistoso (1-1) y  Marc-André Ter Stegen (Barcelona) frente a San Marino en la clasificación para el Mundial 2018 (victoria 7-0).


La Federación Alemana (DFB) demandó a la FIFA este sábado una autorización para que los jugadores puedan portar un brazalete negro contra Australia en homenaje a  Helmut Kohl, canciller alemán de 1982 a 1998 y gran artesano de la Reunificación, fallecido el viernes a los 87 años.