Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra:  Venta: I Euro — Compra:  Venta:
MENÚ

Por Diego Urdaneta I 04/07/17 I

Lifestyle I Lifestyle

España recibirá en cesión por 15 años importante colección de arte moderno

Toledo, España.- El cubanoestadounidense Roberto Polo cederá su colección de 7.000 obras de arte moderno y contemporáneo europeo y estadounidense a Toledo y Cuenca por 15 años prorrogables, en una de las operaciones culturales más importante en España en dos décadas, afirmaron este martes autoridades regionales.

La cesión, que incluye obras de artistas como el alemán Max Ernst, el francés Henri-Edmond Cross o el estadounidense Howard Mehring, es "la operación cultural más importante para el país" desde que el Estado español adquiriera en 1993 la colección que se expone en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, aseguró el presidente regional de Castilla-La Mancha (centro), Emiliano García-Page.

El acuerdo, presentado este martes en Toledo, prevé que la colección se exponga en sendos museos en esta ciudad y en Cuenca por quince años, tras lo cual se podría ampliar el plazo o que las piezas sean donadas definitivamente, explicó Roberto Polo, nacido en 1951 en Cuba y establecido en Estados Unidos tras la Revolución cubana.

"Siempre yo he cedido obras, y al final cuando han sido bien cuidadas, valorizadas y respetadas, siempre he terminado por donarlas, pero primero quiero tener la prueba de que son valorizadas y respetadas como debe ser", dijo Polo, quien posee desde 2007 una galería con su nombre en Bruselas.

"Voy a cumplir 66 años en agosto y dentro de 15 años no me quedarán muchos años más", señaló Polo, al aseverar que quiere morir "con las manos vacías" y sin llevarse "nada a la tumba".

El socialista García-Page garantizó que él y sus sucesores asumen "el compromiso de llevar adelante las inversiones, la promoción y el cuidado de este magnífico tesoro", con la intención de que permanezca en la región la colección, que abarca obras europeas desde finales del siglo XIX hasta la actualidad y estadounidenses a partir de 1950 e incluye destacados nombres como el fotógrafo húngaro Laszlo Moholy-Nagy, el pintor americano Thomas Downing, el alemán Karl Schmidt-Rottluff o el belga Paul Joostens. 

Esta cesión permitirá colmar una laguna en España donde ese arte está "poco representado", indicó de su lado el consejero de Cultura de Castilla-La Mancha, Ángel Felpeto, al explicar que las negociaciones con Polo se prolongaron por dos años.

Ahora Toledo y Cuenca, ambas Patrimonio Cultural de la Humanidad de la Unesco,  van a integrar el "mapa de los grandes museos internacionales", agregó. 



Sueño cumplido 

Tal y como habían adelantado las autoridades de Castilla-La Mancha la semana pasada, la cesión es sin contrapartida económica, pero la región española tendrá que hacer inversiones para habilitar el Museo Santa Fe en Toledo y el Archivo Provincial de Cuenca para exponer las obras, así como sufragar su conservación.

Exsocio de la casa de subastas Sotheby's, Polo explicó que su "sueño", desde que comenzó a trabajar siendo adolescente en la Phillips Collection en Washington, un museo privado, era "perpetuar su pasión por el arte visual a través de un museo", lo que ahora hará realidad por partida doble en España.

"Sin buscarla, España me encontró", dijo, explicando que eligió el país debido a que sus "orígenes familiares son sobre todo españoles".

Se espera que la colección sea mostrada a partir del verano de 2018 en Toledo y un poco después en Cuenca, indicó a la AFP un portavoz de la Junta de Castilla-La Mancha.

Ni el coleccionista ni las autoridades españolas han hecho un estimado del valor del conjunto de obras, varias de las cuales han sido expuestas con anterioridad en museos como el MoMA de Nueva York, el Centro Pompidou en París o la Tate Modern en Londres, pero el diario El País indicó que está asegurado por 50 millones de dólares.

Conocido por sus donaciones a otros museos, Polo no ha estado exento de polémica: en 1995 fue condenado en Suiza a cinco años de cárcel por estafar a clientes mexicanos, lo que él siempre negó.


Artículos Relacionados