Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra: 18.98 Venta: 18.99 I Euro — Compra: 22.31 Venta: 22.31
MENÚ

Por Nina Larson / Fotos Fabrice Coffrini I 29/08/17 I

Lifestyle I

Los buenos modales

— En Suiza, la última escuela dedicada a las reglas de etiqueta

 Ocho mujeres comen en una mesa alargada bajo la atenta mirada de dos institutrices que les murmuran consignas. De pronto, una de ellas llama al orden a una de las estudiantes que olvidó bajar el codo mientras tomaba la sopa.


   La escena no tiene lugar en un elegante restaurante ni un elitista club social, es parte del programa del Instituto Villa Pierrefeu (IVP), la última de las escuelas suizas dedicadas a enseñar buenos modales a mujeres de todo el mundo. 


   “Ahora me doy cuenta de que confundía las reglas francesas con los modales británicos”, contó Heba, una de las estudiantes del instituto ubicado en Glion, en los altos junto al lago Lemán, cerca de Montreux, en el oeste del país.


   Esta egipcia de 34 años explica, un poco avergonzada, que dejó el cuchillo en el plato aunque no lo había utilizado, un error según los modales franceses. 


   30 estudiantes provenientes de 14 países participan en un curso intensivo, exigente y exhaustivo para aprender comportamiento, artes florales, gestión del personal doméstico, decoración de la mesa y reglas de etiqueta. 

No solamente princesas

Viviane Neri tomó las riendas de la escuela en 1972, unos 20 años después de que su madre fundara el instituto. 


     “Evidentemente tenemos a hijas de presidentes y a princesas, pero no representan a la mayoría” de las alumnas, dice. “También hay personas que ahorran para financiar su viaje (...) se dan cuenta que esto les va a dar conocimientos adicionales que pocas personas tienen”. 


   Pero aprender a comportarse tiene un precio. Dependiendo de la fórmula elegida, los cursos de verano, incluyendo el examen y el alojamiento, pueden llegar a costar unos 30,000 dólares.


    Las estudiantes tienen entre 18 y 50 años. El instituto acoge a amas de casa pero también a ejecutivas. 


    Hace 50 años, en la región muchas instituciones recibían a jóvenes de buena familia que buscaban salir preparadas para convertirse en esposas “modelo”. Una de ellas fue la princesa Diana. 

Galeria

“Vergüenza”

Pero el Instituto Pierrefeu ahora es el último reducto de este tipo en Suiza. Para Neri, Mayo del 68 cambió la visión del mundo y de la mujer. 


   “Hubo una fuerte baja de la demanda después de esa revolución estudiantil”, dice, destacando que “las pocas personas que se inscribían en esa época decían a su entorno que iban a una escuela de idiomas. Tenían vergüenza”. 


   Neri asegura que su escuela pudo resistir al cambio por su apertura al mundo y por su capacidad de adaptar cursos y manuales a la evolución de la sociedad. 


     El protocolo diplomático también forma parte del temario. “Las diferencias culturales (...) pueden crear conflictos por motivos ridículos”, defiende Neri.


    Para ella, muchos periodistas deberían tomar estos cursos, explicando que las críticas que recibió la primera dama estadounidense, Melania Trump, por no cubrirse con un velo en su visita a Arabia Saudí, estaban erradas. “No es imperativo hacerlo ya que no es obligatorio para las no musulmanas que viajan a Arabia Saudita”, cuenta. 

Galeria

“Escéptica”

A los 46 años, Nadine Abou Zahr, ex editora franco-libanesa de una revista de moda en El Cairo, afirma sentirse feliz con su experiencia de 10 días en Pierrefeu. 


      Sin embargo, reconoció haber sido un poco escéptica la primera vez que escuchó hablar de la escuela cuando estaba en la universidad hace dos décadas. 


       “Cuando uno ha seguido un entrenamiento de este tipo no introduce cambios espectaculares en su carrera o en su vida, pero ayuda con las diferencias culturales y las tradiciones”, afirma. 


      Para ella, aprender buenos modales “no es una cuestión de esnobismo o de superficialidad, es una cuestión de respeto hacia uno mismo y hacia los demás”. 


   Neri se declara confiada en el futuro de la escuela para cuando su hijo Philippe tome el relevo. Juntos planean ofrecer cursos en línea y desde hace tres años ofrecen un seminario para hombres. 

Galeria
Estudiantes del Institut Villa Pierrefeu, en Glion, Suiza.

Estudiantes del Institut Villa Pierrefeu, en Glion, Suiza.


Artículos Relacionados