Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra:  Venta: I Euro — Compra:  Venta:
MENÚ

Por Marie-Pierre Ferey /Agencias I 15/11/17 I

Lifestyle I

María Callas

— Una estrella única en el firmamento lírico

Cuarenta años después de su muerte, María Callas, “La divina”, sigue siendo una referencia

ineludible para las jóvenes cantantes y un ícono sin parangón para el público, como muestran dos exposiciones que le dedican París y Milán.


    “Si la pregunta es: ¿Hay otra Callas? La respuesta es no”, asegura Tom Volf, director de la película María by Callas, autor de varios libros sobre la cantante y comisario de la muestra en las afueras de la capital francesa.


    “Se suele decir que para cantar La Traviata hacen falta tres voces en una sola soprano, pero Callas, ¡son mil voces en una sola voz!”, coincide Stéphane Grant, productor de una serie de emisiones en Francia sobre la artista. 


    De padres griegos, nacida el 2 de diciembre de 1923 en Nueva York como Sophia Cecilia Anna Maria Kalogeropoulou. La Callas debuta directamente en Atenas en 1939/1940 con “papeles muy duros, como Cavalleria rusticana y Tosca, que requieren mucha voz, proyección y fuerza”, recuerda Grant. 


    Canta en Italia óperas de Wagner y al mismo tiempo en Florencia Los Puritanos de Bellini, que es la antítesis de Wagner y requiere una voz elegíaca, a la que ella aporta su fuerza. Después de ella, nadie hizo nada igual. En ese momento empezó la revolución Callas, quien cambió la forma en que se interpreta la ópera. 


    Uno de sus principales legados reside en haber revalorizado el bel canto italiano –Bellini, Donizetti, Rossini–, aliando virtuosismo y fuerza de expresión. 


   “Hizo que se volviera a escuchar una parte del repertorio que no se oía desde hacía casi un siglo - salvo algunas excepciones, porque había caído en el olvido o porque los intérpretes eran coloraras, sopranos con voces ligeras, afrutadas, en los agudos, que no tenían para nada la fuerza dramática necesaria para estos roles”, según Grant.

Trágica

“Callas tenía precisamente eso, además del carácter de trágica en el escenario, que aportaba hasta a sus papeles más estúpidos. Me refiero a La sonámbula de Bellini, sublime en el plano musical pero bastante tonta como historia. Ella lo convirtió en una ópera extraordinaria”.


    También adoptó un papel de trágica en su vida. Se separó de su esposo Giovanni Battista Meneghini, con la esperanza de casarse con su gran amor, el multimillonario griego Aristóteles Onassis, pero éste prefirió a Jackie Kennedy.


1950. Palacio de Bellas Artes, México

El maestro Antonio Carroza le da la idea a María Callas de meter en el segundo acto de Aída, un Mi bemol altísimo, un regalo al público que no estaba en la partitura de Verdi, pero que tendría un efecto enloquecedor. Callas considera la idea de hacer algo semejante, pensando que sería un desacato.

    Finalmente al final del concertante, en el segundo acto, Maria Callas da la famosa nota y entonces el Palacio de Bellas Artes se convierte en un manicomio. El público se levanta de sus asientos, grita, abraza al de junto, palmea a la diva y al final, como en las buenas tardes de toros, los señores ¡sacaron el pañuelo!

    A partir de esa noche, los amantes del bel canto en Mexico, pronuncian el nombre de la Callas con veneración”.


Norma en el Met

La ópera Norma de Bellini (1831), rica en temas que resuenan en el clima político y social actual, abrió esta temporada del Metropolitan Opera House de Nueva York. 


    La soprano Sondra Radvanovsky como Norma, la mezzo-soprano Joyce DiDonato como Adalgisa y el tenor Joseph Calleja en el papel de Pollione, conformaron el elenco principal. Radvanovsky, con su voz brillante y potente y su fervor dramático, sobresalió en los momentos de tormento y furia de Norma. Su sonido tiene un molde granulado y una calidad levemente afilada. Para sus muchos admiradores, ese sonido es la esencia de la emoción cruda y verdadera.

Galeria
1957 con su esposo Giovanni Battista Meneghini / En 1959 con Aristóteles Onassis

1957 con su esposo Giovanni Battista Meneghini / En 1959 con Aristóteles Onassis

Sondra, en 'Norma'

Sondra, en 'Norma'

ejemplo PUBLICIDAD

Artículos Relacionados