Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra: 18.98 Venta: 18.98 I Euro — Compra: 22.29 Venta: 22.30
MENÚ

Por Vladimir Abba B. I 29/08/17 I

Lifestyle I

Mario Vargas Llosa, los monos y su mundo color de rosa

 El 12 de febrero de 1976, de golpe, terminó la intensa amistad de Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez. Y el golpe fue literal.

   Según testigos, Mario (Arequipa, Perú, 1936) propinó un puñetazo a “Gabo” a quien dejó tendido en el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes mientras se presentaba la película Los sobrevivientes de los Andes. Nunca más volvieron a tratarse ambos escritores y la razón no ha sido aclarada suficientemente, según una crónica del diario El País.


  Mario sacó de sus casillas a un impasible Octavio Paz cuando en El Coloquio de Invierno de 1990, organizado por la revista Vuelta detalló su concepto y razones de la “dictadura perfecta” mexicana.  Y es que siempre ha ofrecido su total oposición cuando diagnostica la enfermedad autoritaria contagiosa que pega a los jefes de estado latinoamericanos como Alberto Fujimori, a Hugo Chávez y a su heredero Nicolás Maduro… todo eso apenas describe al rebelde Mario. En marzo de 2016 publicó en España su novela Cinco esquinas –“impregnada de erotismo” según las agencias informativas del mundo– aunque el libro en realidad describe la efectiva maquinaria de las publicaciones amarillistas que utilizó el siniestro Vladimiro Montesinos, operador de Fujimori, para desacreditar públicamente a adversarios políticos o para ablandar a empresarios peruanos preparándolos para la extorsión. 

Galeria
Mario y Patricia en los años 60

Mario y Patricia en los años 60

Gabo y Vargas Llosa

Gabo y Vargas Llosa

Lima, verano de 1951, ayudando a su padre, quien era gerente de la agencia de noticias International News Service del Perú

Lima, verano de 1951, ayudando a su padre, quien era gerente de la agencia de noticias International News Service del Perú

Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa

Gabriel García Márquez

Gabriel García Márquez

Elogios a la lectura

La parte menos reseñada de Vargas Llosa es su permanente discurso sobre un tema muy sencillo: Leer y la literatura, ¿para qué?

     El autor de Conversación en la Catedral lo explica claramente en el discurso de aceptación del Premio Nobel en 2010 y que tituló “Elogio de la lectura y la ficción”:

  “…he podido dedicar buena parte de mi tiempo a esta pasión, vicio y maravilla que es escribir, crear una vida paralela donde refugiarnos contra la adversidad, que vuelve natural lo extraordinario y extraordinario lo natural, disipa el caos, embellece lo feo, eterniza el instante y torna la muerte un espectáculo pasajero”.


   En su firme oposición a la deformación del lenguaje causó revuelo cuando en una entrevista con el semanario uruguayo Búsqueda dijo que los chats y lenguaje en redes sociales han acabado con la gramática. “De modo que se vive una especie de barbarie sintáctica”.

 

   Y generalizó sobre  “los jóvenes” que acortan las palabras y vulneran las reglas gramaticales en los chats de internet o en twitter y Facebook, que piensan “como un mono”; “Si escribes así, es que hablas así; si hablas así, es que piensas así, y si piensas así, es que piensas como un mono”, reflexionó el autor de La ciudad y los perros.

  “Tal vez la gente sea más feliz si llega a ese estado. Quizás los monos son más felices que los seres humanos. Yo no lo sé”, afirmó.

Galeria
Recibiendo el Premio Nobel en noviembre 2010

Recibiendo el Premio Nobel en noviembre 2010

Durante la premiación en México como Huésped Distinguido, 2011

Durante la premiación en México como Huésped Distinguido, 2011

La ironía

En La civilización del espectáculo (2012), Vargas Llosa critica escrupulosamente a la sociedad de finales del siglo XX y principios del XXI, al significado de cultura global, la idolatría del entretenimiento por sobre la información como aspiración de vida y la necesidad de comodidad intelectual.

     En esta obra, Mario dedica media página a la revista ¡Hola! Sorprendiéndose que las “revistas del corazón” vendiesen millones de ejemplares, aún en la tierra de Shakespeare. “No es exagerado decir que ¡Hola! y congéneres son los productos periodísticos más genuinos de la civilización del espectáculo”, observa.


   Como la vida es contradictoria, Vargas Llosa debió más tarde toparse con la ironía. En marzo 2016 durante la presentación de Cinco esquinas en Madrid, preguntaron sobre su aparición en la portada de ¡Hola! posando con su nueva pareja Isabel Preysler –ex del cantante Julio Iglesias, madre de Enrique Iglesias– relación que se hizo pública a fines de 2015.

  El escritor respondió, según el diario mexicano El Universal: “si pudiera elegirlo, no me gustaría aparecer en ¡Hola! Ahora aparezco en la revista por razones de tipo personal. Si usted tiene la receta para no aparecer, dígamela. Hay fotógrafos en la puerta de mi casa y me siento como vigilado”.

  Sin embargo, destacó el lado útil de la famosa portada: “Hay millones de personas que quieren ese material que les haga soñar. Antes eran las novelas rosas las que lo ofrecían, porque antes, en efecto, la novela era rosa”. 

Galeria
En el monasterio  Santa Catalina en Arequipa, Perú

En el monasterio Santa Catalina en Arequipa, Perú

Patricia y Mario llegando a la cena de los premios Nobel en el Royal Palace en Estocolmo, Suecia

Patricia y Mario llegando a la cena de los premios Nobel en el Royal Palace en Estocolmo, Suecia

Mario e Isabel por primera vez juntos en público

Mario e Isabel por primera vez juntos en público

Un encuentro anticipado en los años 80

Un encuentro anticipado en los años 80

Julio Iglesias e Isabel Preysler con sus hijos Julio, Chabeli y  Enrique

Julio Iglesias e Isabel Preysler con sus hijos Julio, Chabeli y Enrique


Artículos Relacionados