Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra:  Venta: I Euro — Compra:  Venta:
MENÚ

por Gilles Campion I 26/11/17 I

Mundo I

La ONU busca recuperar la iniciativa sobre Siria ante la diplomacia triunfal rusa

Ginebra, Suiza.- La ONU buscará recuperar la iniciativa el martes en Ginebra sobre Siria, frente a la hiperactiva diplomacia de Rusia, que se impuso como actor imprescindible de la solución del conflicto iniciado hace seis años. 


El mediador de la ONU, Staffan de Mistura, que ya organizó sin éxito siete ciclos de negociaciones intersirias en Ginebra desde 2016, tendrá al menos esta vez la satisfacción de ver a las diferentes partes de la oposición siria presentar una sola delegación frente a los representantes del régimen. 


Reunidos en Riad, los opositores lograron después de tres días de discusiones formar un comité unificado que incluye a opositores moderados, tolerados por el gobierno sirio. Los pertenecientes a la línea dura contra el régimen prefirieron retirarse antes que renunciar a exigir la salida del presidente sirio Bashar al Asad, como condición para cualquier solución del conflicto.


Hasta ahora todas las negociaciones políticas fracasaron en ese sentido. 


Para el régimen sirio, desde ningún punto de vista debe discutirse el futuro del jefe de Estado. Sin embargo está dispuesto a aceptar una nueva Constitución y la organización de elecciones legislativas bajo supervisión de la ONU. 


Debido a sus victorias militares frente a los rebeldes y los yihadistas, gracias a la ayuda determinante de Rusia, el régimen está ahora mucho menos interesado en hacer concesiones en Ginebra.


De Mistura es consciente de ello. En septiembre, pidió a la oposición siria ser "muy realista para entender que no ganó la guerra".


Y este "optimista incorregible", como él mismo se define, espera lograr reunir finalmente en torno a la mesa a los delegados de ambos bandos que siempre rechazaron hablar frente a frente.


  


- Triunfo de Rusia -


Si este octavo ciclo de negociaciones logra por fin sacar el conflicto del bloqueo político, será ante todo una victoria de Rusia. 


Frente a la apatía de la mediación de Naciones Unidas y la inacción estadounidense después de la elección de Donald Trump, el presidente ruso Vladimir Putin incrementó con éxito sus iniciativas diplomáticas y militares, con la ayuda de Irán, apoyo del gobierno sirio, y de Turquía, apoyo de los rebeldes.


Siete reuniones entre la oposición y el régimen se han realizado en Astana (Kazajistán) y cuatro zonas de "distensión" fueron instaladas en Siria, allí donde la ONU fracasó.


En una cumbre el jueves en Sochi, en el suroeste de Rusia, el presidente Putin se reunió con los presidentes iraní y turco con la idea de celebrar un "Congreso de Diálogo Nacional" sirio en Rusia que reúna a todos los actores del conflicto.


Pero cuidadoso de no herir las susceptibilidades del mediador de la ONU, Putin subrayó que el Congreso debe servir de "estimulante" para el proceso de Ginebra. 


Para Fiodor Lukianov, presidente del Consejo para la Política Exterior y de Defensa, los resultados de la cumbre de Sochi tendrán inevitablemente influencia en las discusiones de Ginebra.


"Cuando tres países probaron con tanta claridad sus posibilidades de tomar el liderazgo, no funciona ignorarlos", dice. Pero sean cuales sean los logros de Astaná y de Sochi, nada funcionará "sin su legitimación por parte de las organizaciones internacionales, empezando por la ONU. El proceso de legitimación pasa por Ginebra". 


Al entrar militarmente en el conflicto a fines de 2015, el presidente Putin salvó al régimen de Damasco, pero sobre todo protegió los intereses de Rusia. Si logra imponer "su" solución política con un régimen moderado en Damasco, el tema del futuro de Bashar al Asad finalmente no será tan relevante.


Entrevistado recientemente por el diario La Tribune de Genève, el coronel sirio Fateh Hasun, de la división rebelde Al Hamza, reconoce que "Rusia es la que maneja el asunto". 


Pero lanzó una advertencia a Rusia. "El régimen sirio no puede ser rehabilitado, un día Bashar al Asad perderá su inmunidad y será procesado, y la comunidad internacional no contribuirá a la reconstrucción siria mientras él se aferre al poder", concluyó.


El conflicto sirio ha causado ya más de 330.000 muertos y millones de desplazados y refugiados. 



Artículos Relacionados