Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra:  Venta: I Euro — Compra:  Venta:
MENÚ

por Jordi Zamora I 15/11/17 I

Mundo I

Merkel y Macron en la COP23 para darle impulso político

Bonn, Alemania.- La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron abren este miércoles las negociaciones políticas en la recta final de la conferencia del clima de la ONU (COP23), en las que Estados Unidos asiste como invitado de piedra.


El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, también tiene previsto participar con un discurso que sirva de llamada a las conciencias de los ministros y expertos, tras una batería alarmante de datos sobre el clima.


El año 2016 volvió a batir récords de temperatura, y este año las emisiones de gases de efecto invernadero crecerán un 2%, después de tres años en los que el mundo parecía empezar a controlar el problema, principal causante del calentamiento global.


El planeta no parece ir bien encaminado para cumplir el objetivo de limitar el calentamiento global a menos de 2 ºC en relación a la época preindustrial, el principal objetivo del histórico Acuerdo de París de 2015.


Un acuerdo complejo y del cual, además, Estados Unidos, el segundo emisor de CO2 del mundo, decidió bajarse, por decisión del presidente Donald Trump en junio.


En la COP23, oficialmente presidida por Fiyi, los 197 miembros deben negociar el reglamento del pacto y tienen plazo hasta la COP24 del año que viene.


El Acuerdo de París plantea, además, el objetivo de eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero en la segunda mitad de siglo, y el compromiso de los países industriales de entregar hasta 100.000 millones de dólares anuales en ayudas a los menos desarrollados.


"Tenemos serias preocupaciones sobre los intentos de modificar las reglas de financiamiento" advirtió en rueda de prensa el ministro brasileño de Medio Ambiente, en nombre del grupo denominado Basic (Brasil, China, India y Sudáfrica), José Sarney Filho.


"Las negociaciones están avanzando más lento de lo previsto, espero que en los días que vienen, con el segmento de alto nivel [ministerial], aceleremos algunos de esos temas" declaró a la AFP la ministra de Medio Ambiente peruana, Elsa Galarza.


El reglamento del Acuerdo de París tiene partes de difícil negociación, como la forma en la que los países van a fijarse medidas de control mutuo.


El borrador a debate contiene centenares de páginas por el momento, algo habitual en las negociaciones de la COP, que acostumbran a dirimirse en la recta final.


- De vacaciones en Fiyi -


Los ministros en Bonn tienen en realidad un año aún por delante.


"Parece casi como si los negociadores estuvieran de vacaciones en el Pacífico", explicó Mohamed Adow, de la ONG Christian Aid.


"Hemos perdido casi dos semanas" en negociaciones sobre compromisos previstos de aquí a 2020, advirtió el negociador jefe brasileño, J. Antonio Marcondes.


La reunión se celebra en Bonn porque Fiyi, un archipiélago directamente afectado por la subida del nivel de los océanos, no podía albergar a los miles de invitados.


A la COP se unió esta semana Siria, por lo que Estados Unidos quedó aislado. 


A Bonn ni siquiera ha podido acudir el jefe de delegación oficial del Departamento de Estado, Tom Shannon, que será sustituido por Judith Garber, subsecretaria adjunta para los temas medioambientales.


La Casa Blanca organizó el lunes, en la misma sede de la COP23, un acto sobre energías fósiles "limpias" que despertó enojo entre participantes y expertos.


"Teniendo en cuenta todo el carbón que va a ser utilizado en el sudeste asiático y en otras partes del mundo, tenemos que asegurarnos que esas inversiones se hacen con las tecnologías más modernas y limpias" explicó a la AFP uno de los consejeros estadounidenses, George David Banks.


Trump ha acusado reiteradamente a China de utilizar el Acuerdo de París para perjudicar los intereses energéticos de su país.


Un estudio divulgado este miércoles por Climate Action Tracker acusó a Estados Unidos de provocar un incremento de la temperatura mundial de hasta 3,2 ºC en 2100, en lugar de los 2,8 ºC que habían sido previstos originalmente, con su decisión.