Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra: 18.98 Venta: 18.98 I Euro — Compra: 22.30 Venta: 22.30
MENÚ

Agencias I 01/09/17 I

Mundo I

Raúl Castro

— Los secretos de la Cuba de Fidel se van con él

Nadie en Cuba reúne más poder, autoridad y secretos que Raúl Castro. El anciano general, que sorprendió al mundo al tender su mano a Estados Unidos, flexibilizó el único sistema comunista de Occidente.


    Seguirá al frente del Partido Comunista, el único legal en Cuba.

 

   Leal a Fidel Castro hasta después de su muerte, hombre de familia, fumador arrepentido; tan discreto como pragmático, Raúl Castro emergió de la sombra de su hermano para llevar a Cuba por una senda de cautos cambios económicos.


    De discursos breves y voz enérgica, el implacable líder de 86 años combina la administración del poder con la reserva sobre su salud. 

Temible

“No podría aparecer ante el enemigo como un hombre de alma caritativa”. Así justificó el apodo de temible en una entrevista excepcional que le concedió al diario Sol de México en 1993. 


     Castro, que comandó por 50 años las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), transformó un ejército de rebeldes idealistas en un eficiente aparato militar que llegó a contar con 300,000 efectivos. Las FAR ejercen un férreo control interno y dirigen el turismo, la agricultura y las telecomunicaciones. 


    Castro ha sido implacable. Estuvo detrás del juicio de 1989 que llevó al paredón al general Arnaldo Ochoa, fusilado junto con otros tres oficiales por narcotráfico, y en 2009 expulsó del círculo de poder a dos protegidos por Fidel, el vicepresidente Carlos Lage y el excanciller Felipe Pérez, por “ambiciones desleales”.


   Al tiempo que excarceló a decenas de opositores por mediación de la Iglesia católica, bajo su mandato se han multiplicado los arrestos temporales y el enjuiciamiento de disidentes por delitos comunes, según sus líderes.


  Es “una represión de baja intensidad, contramediática para que no tenga impacto (...) y totalmente ilegal, con el propósito no tanto de destruir a la oposición, como de neutralizar sus acciones, desmoralizarla”, dice un opositor moderado. 

Galeria

Práctico

“Cambiar todo lo que deba ser cambiado”. Castro pregonó su apertura a las reformas siempre que no tocaran el régimen de partido único.


      En plena tensión con Estados Unidos, preparó a la población para responder con tácticas de guerrilla a una eventual invasión. 

    “El suelo ardería bajo sus pies”, advirtió a Estados Unidos.

   Pero a finales de 2014 dio un giro al anunciar el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Washington, rotas por más de medio siglo.

   En 2016 fue el anfitrión de Barack Obama y ese año ayudó a firmar la paz con la guerrilla más antigua de Colombia, a la que la Cuba apoyó en sus inicios.


   De la mano de Castro, Cuba entró en una etapa de flexibilización. Con Venezuela -fuente de petróleo barato- en crisis, el embargo de Estados Unidos vigente y el recuerdo aún fresco del colapso del protector soviético, amplió el trabajo privado, y autorizó la compra y venta de viviendas y vehículos.

   Además, eliminó las restricciones de viajes para los cubanos e impulsó la inversión extranjera.

    Raúl ha sido “flexible en cambios de políticas pero no de la arquitectura del sistema. En lo político, nunca ha cuestionado el unipartidismo y en lo económico, la adopción de mecanismos de mercado ha sido parcial”, señala Arturo López-Levy, autor del libro Raul Castro and the New Cuba: a Close-up view of change.

Galeria
Galeria

Reservado

Raúl Modesto Castro Ruz nunca le disputó el protagonismo a su hermano. “Fidel y Raúl funcionaron como un equipo complementario de carisma y administración”, señala López-Levy.

   En noviembre anunció al mundo la muerte de Fidel. Años antes, fue testigo de excepción de la agonía de Hugo Chávez. Raúl guarda los detalles de ambos decesos. “Es hombre de poder porque es hombre de secretos”, dijo el empresario mexicano Mario Vásquez Raña, que lo entrevistó en 1993. 

    Los Castro ocultaron por años el enfriamiento de relaciones con la ex Unión Soviética, que llegó a retirarles el apoyo militar frente a Estados Unidos. “Sufrimos en silencio la amargura”, confesó Raúl.


   Solo él y sus más cercanos conocen quién será su sucesor. El vicepresidente Miguel Díaz-Canel parece contar con su bendición.

      El exagente de Moscú Nicolás Leonov, autor del libro Raúl Castro, un hombre en Revolución, destaca su amor por los árboles, el gusto por la natación y las caminatas, además de su chispa bromista. 

    Castro estuvo casado 48 años con Vilma Espín, su compañera de armas fallecida en 2007. Tiene tres hijas y un varón, nueve nietos y una bisnieta. 


    Su hijo Alejandro es un oficial muy influyente, pero ni él ni los héroes revolucionarios que aún viven podrían jamás tener su autoridad. Previsor, Castro ya dispuso el sitio donde será enterrado: un nicho de piedra en una montaña de Santiago (oriente) junto a los restos de su esposa. 

El papel crucial de Cuba en la crisis de Venezuela


Por Alexandre Grosbois



Ante la crisis venezolana muchas miradas se posan en Cuba, que se dice, maneja los hilos, controlando todos los resortes de la inteligencia y la seguridad del gobierno de su pupilo y aliado político Nicolás Maduro. “Venezuela tiene años intervenida militar y políticamente por Cuba, no solo afectando nuestra soberanía e independencia, sino también constituyendo una de las principales causas de la violencia y la represión por parte del gobierno”, afirma la coalición opositora venezolana.

    Una imagen ilustra la fuerza de la relación entre los dos países: el presidente venezolano hizo una visita sorpresa el martes a Cuba para, junto a Raúl Castro, homenajear al fallecido líder de la revolución cubana Fidel Castro.

      Hace poco, Raúl Castro le dirigió a Maduro un mensaje en el cual le prometió no dejarle solo. “Vendrán días de fuerte lucha, de acoso internacional, de bloqueos, de limitaciones, pero también serán días de creación y trabajo para los revolucionarios y todo el pueblo venezolano que, como hasta hoy, no estará solo”.

     Nicolás Maduro conoce bien Cuba, donde hizo cursos de formación política a fines de la década de 1980. Tras la muerte de su mentor Hugo Chávez, en 2013, fue apoyado por el gobierno de Raúl Castro para asumir la sucesión del “comandante” y perpetuar la alianza entre ambos países. 

   Los lazos entre Cuba y Venezuela surgen de la estrecha relación de Fidel Castro y Hugo Chávez en los años 1990, cuando Cuba se vio privada del respaldo del bloque soviético.

    A comienzos de los años 2000, Fidel sugirió a Chávez ganarse la simpatía de la población con programas sociales en favor de los más pobres. Cuba participó activamente en esos programas, conocidos como “misiones”, con decenas de miles de médicos y cooperantes. Hoy permanecerían en suelo venezolano unos 20,000 cubanos.

    La cooperación cubana controla actualmente la “organización y el despliegue” del ejército venezolano, la compra de armas, la construcción de infraestructura, la modernización del armamento y la formación militar, afirma la ONG Control Ciudadano.

    Sin duda, para La Habana la salida del presidente socialista sería un duro golpe, pues la economía de la isla depende del petróleo venezolano como si fuese oxígeno. 

Galeria