Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra:  Venta: I Euro — Compra:  Venta:
MENÚ

Alejandro Gutiérrez I 01/06/17 I

Mundo I

Renuncia fiscal anticorrupción de España tras descubrirse su sociedad offshore en Panamá

Es copropietario con sus hermanos de la compañía Duchesse Financial Overseas

Madrid.- El fiscal jefe Anticorrupción de España, Manuel Moix, presentó este jueves su dimisión tras conocerse que es copropietario de una sociedad offshore en Panamá que heredó de su padre y que había ocultado.


Su gestión en el cargo no duró ni tres meses, sin embargo, fue un período polémico marcado por sus constantes enfrentamientos con los fiscales bajo su mando, a los que pretendió impedir diligencias en la operación Lezo, una trama corrupta que involucra a más de 60 personas con la Comunidad de Madrid y el Partido Popular (PP) de esta capital.

En su polémica gestión, Moix recibió el respaldo público del presidente Mariano Rajoy y del Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, sin embargo, hoy se vio forzado a dimitir.


A su polémica gestión se sumó este escándalo personal cuando el lunes pasado el diario digital InfoLibre, dio a conocer que Moix es copropietario con sus hermanos de la compañía Duchesse Financial Overseas, constituida en 1998 y propietaria de una vivienda en Madrid valorado en más de medio millón de euros.



Pese a las solicitudes de información del referido medio y de otros, Moix no respondió y mantuvo en la opacidad su copropiedad en esa offshore panameña.


El fiscal Maza aceptó la dimisión y luego declaró que, en su opinión, no existe “ningún tipo de irregularidad ni ilegalidad” en las actuaciones de Moix. Añadió que no existe ningún tipo de incompatibilidad de ejercer el cargo y poseer el 25% de una sociedad radicada en Panamá.


Se vio orillado a renunciar por la creciente presión y después que el gobierno de Rajoy empezara a tomar distancia del fiscal anticorrupción.


La Asociación de Fiscales exigió su dimisión por “comprometer la imagen de imparcialidad” de la fiscalía.


El primer escándalo fue una revuelta de fiscales por sus discrepancias en el caso Lezo, que derivó en la detención del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.


Moix presentó una orden escrita para suspender uno de los cateos policiales que ya estaba preparado. La Cadena Ser informó que Moix se vio forzado a rectificar ante la oposición de los fiscales anticorrupción para que se procediera a la operación.


También quiso vetar los cateos y registros vinculados con una filial del Canal Isabel II, que gestiona el agua potable en Madrid, y relacionado con sus negocios en América Latina.


Según el diario ABC, el fiscal era partidario de poner fin a las escuchas de los investigados de la operación Lezo, entre ellos Ignacio González.


En este caso, Moix presionó para todo ello al fiscal Carlos Yáñez, que está al frente de esa investigación.


A partir de las publicaciones de este caso, Moix se pronunció para que se sancionara a los medios de comunicación que publiquen filtraciones, porque socavan el estado de Derecho.


Otra de sus controversias es que cambió a los fiscales anticorrupción del caso Cataluña vinculado al financiamiento de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), partido al que se acusa de recibir sobornos del 3% de obras públicas. Destituyó a los fiscales Fernando Bermejo y José Grinda (el fiscal que investigó a Humberto Moreira, exdirigente nacional del PRI).

APRO