Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra: 18.79 Venta: 18.79 I Euro — Compra: 22.11 Venta: 22.12
MENÚ

Por Fulya Ozerkan / Fotos de Ozan Kose I 12/06/17 I

Mundo I

Trasplantes capilares

Al rescate del turismo en Estambul

Al igual que todos los turistas que llegan a Estambul, Djamil quiere visitar la Mezquita Azul y dar un paseo en barco por el Bósforo. Pero este palestino ha venido también por otra razón: para hacerse injertar 1,500 cabellos a fin de luchar contra la calvicie.

   Con 300 establecimientos especializados en trasplantes capilares, la metrópolis turca se ha convertido en uno de los centros de este negocio floreciente y atrae a pacientes del mundo entero, en particular de Oriente Medio.

   Estambul es, gracias a sus experimentados cirujanos, a una tecnología de punta y precios razonables, la nueva meca de los calvos, que aprovechan su estancia para hacer turismo y sostienen un sector devastado por los atentados y la inestable situación de seguridad en el país.

   “He venido para que me implanten pelo, pero también para hacer turismo”, explica Djamil. “La reputación de Turquía para los trasplantes de cabello es excelente”, dijo después de su intervención en una clínica de la ciudad.

   El saudí Faysal también se puso pelo en Estambul, donde uno de sus tíos lo había precedido. “Lo que me decidió fue una pérdida rápida de cabello. Empezaba a tener entradas, entonces decidí dar el paso y hacerme injertos”, cuenta. 

Vendas en la cabeza

Es imposible no ver a estos hombres con vendas en su cabeza recién rapada en los lugares —

más turísticos de Estambul. Muchos locales proponen en broma convertir la cabeza vendada en el símbolo de la ciudad.

   Mientras los atentados y un golpe de Estado frustrado hundieron al sector turístico, el negocio de los trasplantes de cabello no parece haberse visto afectado.

   Los precios asequibles y la calidad del tratamiento son las principales razones del aumento de la demanda, explica Talip Tastemel, director de Clinic Expert, uno de los centros especializados en el trasplante capilar.

   “La cirugía estética y los trasplantes capilares son sectores muy desarrollados en Turquía. Los pacientes contratan un tratamiento de muy buena calidad por una cuarta parte del precio normal”, dice.

   A menudo, los paquetes dirigidos al paciente extranjero incluyen, además de la intervención quirúrgica, una habitación de hotel y actividades turísticas.

   “Numerosas clínicas en Turquía ofrecen un servicio completo: el cliente solo tiene que comprar un billete de avión para Estambul, las clínicas se encargan del resto”, señala Tastemel.

Galeria

Clientes del Golfo

Los pacientes deben desembolsar 1,200 euros por una estancia de tres días en Estambul, incluido el trasplante de pelo. Tratamientos semejantes cuestan hasta 6,000 euros en Europa ó 5,000 dólares en Oriente Medio.


  Unos 5,000 extranjeros se someten a trasplantes capilares cada mes en Turquía, señala Emre Ali Kodan, consultor en la Asociación del Turismo Sanitario. La mayoría viene de Oriente Medio y, en particular, de la zona del Golfo. Pero cada vez hay más pacientes de Grecia, Italia o Rusia que muestran interés, se entusiasma Kodan frotándose las manos: “Tenemos un objetivo de crecimiento del 10% en 2017 para los trasplantes capilares. Llegar a 6,500 pacientes mensuales no es ilusorio”, afirma.


    “Cuando se miran las cifras del turismo sanitario en 2016, se constata una subida del 5%. Eso significa que mientras el turismo (tradicional) está en declive y ha caído el número de extranjeros que vienen a Turquía, nuestro sector, en cambio, crece notablemente”, subraya.

   La operación sigue el proceso de extracción de unidades foliculares: se sacan pelos de las zonas todavía pobladas de la cabeza del paciente y se injertan en las más necesitadas.   La operación, que dura entre ocho y diez horas, tiene fama de ser la menos arriesgada de todos los actos de cirugía estética.

   Tastemel, el director de Clinic Expert, lo dice con claridad: “Los hombres no tienen muchos accesorios para seducir”. “A menudo son el coche, el reloj o el cabello”, dice. “Por eso, cuando pierdes el pelo, buscas solucionarlo”. 

Galeria