Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra:  Venta: I Euro — Compra:  Venta:
MENÚ

Por Ileana Menéndez Cámara / Fotos: Tomás Cano I 15/11/17 I

País I

Carlos Gerardo Ancira Elizondo

— Servicio y experiencia, la sociedad perfecta

Carlos G. Ancira Elizondo, un hombre que cree en el servicio mexicano y apuesta por su gente, el factor que hace la diferencia para Grupo Hotelero Santa Fe.


    Proviene de una familia mexicana con estructura triangular en la que el hermano mayor siempre toma el liderazgo natural. Y ése es el caso de su familia... Por tanto, su desarrollo profesional tuvo que encontrar una línea perpendicular a la de su dinastía familiar.


Carlos, siendo el más joven de una familia industrial, ¿cómo llegas al sector inmobiliario?

Bueno, de un total de ocho hermanos, seis hombres y dos mujeres, soy el octavo pasajero. Si lograba un lugar para desayunar en la mesa, habría corrido con mucha suerte; ya que las mesas de aquel entonces eran de seis sillas –comienza su plática... Regresando a mis orígenes…

    Mi padre fue minero toda su vida. La minería era su negocio principal y su área de expertise era la explotación de minerales preciosos y semipreciosos. Tuvimos un padre muy exigente –él decía “El pan ajeno hace al hijo bueno”. Su filosofía no era la de ser sponsor de sus hijos, nosotros debíamos buscar y encontrar las oportunidades… Y ése fue mi caso...


    A una edad temprana, todavía estudiando la carrera de contador público en la Anáhuac, comencé una pequeña empresa transportista. En aquel entonces existía en Veracruz una compañía de aluminio, Alumsa –hoy Alcoa– a la cual yo le prestaba servicio de transporte. Logré conformar una pequeña compañía que más tarde me compró el propio Alumsa que había crecido de una manera considerable.


    En Pachuca, Hidalgo, inicio con desarrollos inmobiliarios –principalmente fraccionamientos– vendiendo tierra y dividiendo lotes; con esquemas en ese entonces muy novedosos ya que yo financiaba la tierra a cinco años. Construí algunas áreas comerciales llevando a Soriana como tienda ancla

–Pachuca todavía no contaba con buena infraestructura.


    –Ya medio aprendí –pensaba...

    Realmente tuve la suerte de desarrollarme en el campo de bienes raíces de un modo impresionante, tomando en cuenta mi juventud e inexperiencia.


    En algún momento, mucho antes de los años 90, Grupo Posadas había lanzado al mercado hotelero la marca Fiesta Inn. De ahí que yo analizo iniciar un nuevo modelo de negocios y construyo mi primer hotel: El Fiesta Inn Monclova... Y así es como inicio en la industria hotelera.


    Viajo a Estados Unidos y compro la marca Travelodge para traerla a México donde todavía no existía el mercado de “hoteles carreteros”, y en ese entonces pintaba muy interesante. Tenía 21 años cuando cerré la compra de la franquicia Travelodge y justamente entonces, la familia Fisher le compra a Rocco Forte –entonces el propietario– la compañía completa; Se trataba de una franquicia muy grande con muchos hoteles en EU.


Hoteles Hilton

De esta manera Richard Fisher se convierte en “mi socio”. –Somos dueños de esta franquicia, pero me parece que para México podría ser mejor llevar la

marca Hilton –me aconsejó.

    Esta marca de hoteles ya había estado en México pero deja de operar y se va del país durante el sexenio de Miguel Alemán. Así que después de 27 años de ausencia, traemos nuestro primer hotel Hilton que abre en la terminal Uno del Aeropuerto Internacional de la CDMX, en el tercer piso y con 135 habitaciones; todavía, si vas al bar está escrito “Carlos Place”, y eso fue hace 20 años.


¿Cómo inicia la compañía Chartwell?

Buscando capital, invito como socios a las familias Fisher, Getty y Brofman; una canadiense y las otras dos americanas; de esta unión surge la compañía Chartwell, y comenzamos con el desarrollo de lo que es hoy NH Hoteles.


¿Qué sucede con la franquicia Travelodge?

Desarrollamos dos hoteles, pero fue tan buena e interesante la franquicia Hilton para el país, que “nos soltamos” haciendo Hiltons en México, en Guadalajara, en Monterrey, en Juárez y así comenzamos a expandirnos…


¿Funcionan como constructores, dejando operar a Hilton?

No. Funcionamos siempre bajo el esquema de franquicia, operando nosotros.

    Esa plataforma llegó a tener seis mil cuartos en México. Y desde ese entonces Francisco Zinser –a quien conocí cuando él trabajaba para Grupo Posadas– es el director. Finalmente se la vendo a NH Hoteles y al mismo tiempo los invito a participar como socios. Nos fusionamos y escogen a Francisco como director de operaciones para NH Hoteles en España a donde se va a vivir por ocho años.

    Yo permanecí como presidente del consejo de NH Hoteles, sin embargo tuve que renunciar debido a conflictos de interés.


    En el camino entran a formar parte de la sociedad el Credit Suisse Group y Sam Zell, una compañía de bienes raíces en Chicago. La historia fue muy positiva y terminamos por fusionarla con una empresa española muy cotizada. Desde el punto de vista económico, fue una operación muy buena para todos.

Hoteles Quinta Real

En paralelo, cuando estábamos conformando la plataforma NH, compré –junto con el grupo inversionista Goldman Sachs– hoteles Quinta Real, que operaba la familia Martínez de Guadalajara. Hicimos una inversión por el 50 por ciento de la compañía y al tiempo finalmente la vendimos.


¿Cómo participaban con Quinta Real?

Básicamente con el capital. Estábamos asociados al 50 por ciento, con Goldman Sachs de mi lado. La compañía, una empresa hotelera boutique, en ese entonces tenía siete hoteles. Eventualmente la compra José Antonio Alonso Espinosa Iglesias, quien también más tarde vende a Olegario Vázquez Aldir, del Grupo Empresarial Ángeles.


Four Seasons

En paralelo, nos asociamos con Strategic Hotels & Resorts y compramos el hotel Four Seasons de México, poco más tarde adquirimos el de Punta Mita en Nayarit del grupo inmobiliario DINE. Los tuvimos por 14 años. Finalmente el hotel Four Seasons México se vendió a un grupo español que a su vez lo vendió de vuelta a una firma mexicana hace un par de años.



Galeria

Grupo Hotelero Santa Fe 

El hotel Four Seasons de Punta Mita lo compra Cascade Investment, una empresa de Bill Gates. De esta manera Bill Gates se vuelve uno de los socios de referencia para la compañía. 

    Siendo todavía una plataforma relativamente pequeña, había que reinventarse, y así es como en 2010, nace Grupo Hotelero Santa Fe. 

    Tenemos entre hoteles abiertos, hoteles en gestión propios y en desarrollo, ocho mil cuartos. Nosotros operamos y orgullosamente cotizamos en la Bolsa Mexicana de Valores. 

    A través de la bolsa estamos obligados a dar resultados sobresalientes a todos los accionistas, lo que afortunadamente hemos logrado. Tenemos un equipo de gestión muy probado con una larga trayectoria juntos por más de veinte años.


    Cuando creamos Grupo Hotelero Santa Fe, España pasaba por una crisis económica muy profunda; NH Hoteles estaba en una situación financiera muy complicada y se ve obligado a vender la operadora NH México. Una oportunidad que aprovechamos.

    Mi oferta fue comprar la operadora con todo y el personal, ya que para mí lo más valioso es la gente. De esta manera se recupera la plataforma NH México, con cerca de 1,500 llaves y se suman a Chartwell que ya tenía 1,200. Hemos ido sumando activos hasta tener al día de hoy, ocho mil habitaciones.

    Todo esto es información pública y forma parte de nuestro crecimiento.


¿Ya no existe Chartwell?

Sí. Chartwell en mi holding, es el socio de referencia para Grupo Hotelero Santa Fe.


¿Dónde entran los hoteles Krystal?

Grupo Chartwell tiene como activo las propiedades de los hoteles Krystal en Ixtapa, Vallarta y Cancún, los cuales son gestionados por GHSF.


¿Cuál es el segmento que lleva el Grupo Hotelero Santa Fe?

Nuestro negocio está en los hoteles de cuatro y cinco estrellas, ése es nuestro segmento.

    Tenemos tres marcas que utilizamos para los tres diferentes campos: Krystal Tradicional, Krystal Urban y Krystal Grand, siendo este último el de más alta gama. Acabamos de abrir en Insurgente Sur 1991 un hotel Krystal Grand, con 350 suites. Es espectacular, un producto de última generación. Lo diseñó el arquitecto Fernando de Haro. Conseguimos los mejores interioristas y los mejores materiales para proveer la mejor experiencia –algo que aprendí de Related Group.

    Para GHSF el servicio es vital; Tenemos más de 150 puntos de contacto para un cliente durante su estancia en el Hotel Krystal Grand, desde que el huésped hace el check-in, hasta que paga la cuenta. Se logra que un cliente regrese cuando al hacer el check-out, el huésped siente que su pago fue menos de lo que pensó. Eso es algo que entendí al ser socio de NH Hoteles.


¿Podemos decir que el servicio es una característica del Grupo Hotelero Santa Fe?

Sí. En GHSF entendemos que tenemos que brindar un servicio arriba del promedio. Creemos en el entrenamiento. Queremos que nuestra gente crezca y avance dentro de nuestras propias plataformas. Nos da gusto que alguien que comenzó hace cinco

o seis años en recepción haya pasado por diferentes etapas creciendo hasta lograr la gerencia del hotel. Esto hace que el personal permanezca incluso hasta

su jubilación. 

    Tenemos un sistema, un modelo de negocio que también aprendimos de los españoles. En Europa, como en los países desarrollados, el importe por la nómina es altísimo, el pago al personal es el principal costo operativo, puede representar el 40 ó 45 por ciento del ingreso de un hotel; mientras que en México, el costo del personal significa el 30 ó 27 por ciento. Esto nos enseña a trabajar hacia adentro, tenemos que desarrollar a nuestra propia gente dándoles un pasaporte: “Krystal University” –por nombrarlo de alguna forma–, e ir premiando conforme aprenden y pasan por las diversas “estaciones” –como decimos en hotelería. Nos importa que se superen, que tengan oportunidad de viajar y conocer otros destinos. Lo ideal es que un gerente no permanezca más de tres años en una misma posición. De esta forma aprende y todo “se refresca”.


    Dentro del margen operativo de las compañías hoteleras que cotizan en la bolsa, GHSF tiene la rotación más baja.

    Esto habla del resultado de un trabajo en equipo y de lo cual nos sentimos muy orgullosos.

    Tenemos dos pilares en esta compañía: Francisco Zinser, director general de Grupo Hotelero Santa Fe; y Francisco Medina, director general adjunto; Ninguno de los dos es más o menos importante. Cada uno funciona en perfecta coordinación con el otro. Imagino siempre a nuestro grupo como un reloj donde cada engrane tiene una función y cada uno tiene su perímetro de actuación con roles muy definidos de responsabilidad.

    Yo juego al dueño de los hoteles, soy quien exige resultados, pero como operador soy muy malo. En hotelería hay una regla simpática: “Nunca construyas un hotel en el que te quisieras quedar”, y yo siempre escojo lo que me gusta, no lo que es operativo y rentable.


¿Cómo viene la proyección para el Grupo Hotelero Santa Fe?

Estamos buscando proyectos en sociedades que nos permitan seguir creciendo. Con socios buenos y de largo plazo. Somos muy cuidadosos en como invertimos. El dinero es de todos los inversionistas que me han confiado la responsabilidad de esta administración. Manejo un 75 por ciento de un público capitalista y a mí me cuesta 25 centavos de cada peso. De ninguna forma puedo actuar de manera irresponsable.


¿En algún momento tu padre tuvo oportunidad de ver lo que logró su octavo hijo?

Te diría que sí.... Aunque mi papá tenía 60 años cuando yo nací y murió hace 15 años, yo empecé muy joven.

    Tuvo mucha suerte al tener ocho hijos maravillosos. Personas de bien. Todos con carrera profesional e historias de éxito. 


    Alonso, mi hermano mayor, es el presidente de Altos Hornos de México, una empresa que pasó por situaciones financieras muy complicadas. Altos Hornos es la empresa acerera integrada más grande de México y mi hermano Alonso ha hecho una labor extraordinaria; tuvo que hacer inversiones muy fuertes en renovación y reestructura. Protegió las fuentes de trabajo que se vieron afectadas ante la histórica caída del acero hace 15 años. Hoy, Altos Hornos de México es una empresa que genera muy buenas utilidades, con cerca de 16 mil empleos directos y en breve cotizará en bolsa.


    Sí... Mi papá vivió muchas de estas etapas de éxito de mis hermanos en sus diferentes campos profesionales.

    Y mi madre fue una mujer maravillosa y muy amada. Entregó gran parte de su vida al

servicio social. Ayudó, llevó bienestar y cubrió necesidades básicas, entre alimentos, medicina y vestido a las familias que trabajaban en las minas.

    A su muerte, pidió ser enterrada en el pueblo que tanto amaba. Al llegar no dábamos crédito ante tantas personas desconocidas que lloraban y lamentaban su ausencia y a la vez agradecidas por el paso de mi madre en sus vidas ...


    Hemos tenido mucha suerte... Y suerte, es la palabra que usa Dios cuando no quiere que aparezca su nombre.

Galeria

Related Group México


¿Cómo surge la sociedad con Related Group?

Creo que los negocios tienen que tener mucha magia... –continúa Carlos al introducirnos en este tema.

    Conocí a Jorge Pérez hace unos 15 años, y desde entonces hemos tenido una relación extraordinaria. Empezamos por tener en sociedad un barquito...

¡Y no nos peleamos!

    Desde ahí comenzamos a ser socios buscando oportunidades, no solamente con el afán de crecer, sino con la intención y el firme propósito de trascender.

    Comparto con Jorge su visión y pensamiento: proyectar lo que hacemos, proporcionar un mejor espacio para vivir y compartir; una infraestructura que perdure al paso de los años y dignifique el patrimonio del país. Marcar y hacer la diferencia como desarrolladores. ¡Trascender!

    En México tiene que empezar a dársele más valor al desarrollador.

    Jorge construye edificios con espacios magníficos, bellos, con arte; no escatima y encuentra el mejor arquitecto, el mejor interiorista, los mejores proyectos en landscape; asociando marca y mercado. Por mi parte, soy un fiel creyente del servicio.

    Somos dos perfiles diferentes que amalgaman perfectamente…

    Esto hace la magia en nuestra sociedad.

Galeria

Carlos Rosso


En el equipo que lidera Jorge Pérez, CEO de Related Group, Rosso inició desde posiciones básicas hace más de 15 años, creciendo y madurando. Hoy es pieza clave como presidente de la división de condominios y de Related International.

    Cuentan con oficinas en Buenos Aires, San Paulo y en México; además, tienen proyectos en Panamá, el Caribe, Colombia y la India.


¿Cómo inicia Related México?

Hicimos un proyecto en Vallarta, con el grupo Chartwell de Carlos Ancira y después decidimos formalizar como Related México. Hace poco más o menos un año conformamos la compañía y estamos muy optimistas. En Cancún tenemos un proyecto de 5 torres, con este desarrollo se formaliza Related Group México. Así mismo contamos con un terreno de casi 100 hectáreas con cinco kilómetros de costa en Zihuatanejo y tenemos también en la Ciudad de México tres proyectos: dos en Santa fe y uno en las lomas.


¿Qué aporta Related Group a México?

Nosotros, como grupo, traemos el know how, el conocimiento práctico en desarrollo inmobiliario para todas las áreas. En Estados Unidos no solamente hacemos condominios y viviendas de lujo, también construimos de interés medio, departamentos para rentar y una parte importante la dedicamos a vivienda de interés social. Abarcamos todos los espectros del real estate.

    En el caso particular de México nos interesa desarrollar en las grandes ciudades; vemos un gran potencial y crecimiento poblacional; son ciudades enormes. Tan solo CDMX, cuenta con 20 millones de personas, lo que significa más de la mitad del estado de la Florida en una sola ciudad.

    Nos encanta formar parte en desarrollos donde cada edificio conforma una pieza del rompecabezas de estas grandes ciudades y al final, cuando uno se va, más allá de todo el bien, los buenos edificios se quedan y forman parte de la historia y la cultura del país.  

    Nos interesa aportar a una ciudad con proyectos con diseño y arte. Creemos que los espacios públicos son importantes para las ciudades y su sociedad. En las plazas por todo el mundo siempre hay una estatua, monumentos de arte que representan la historia, el orgullo, el bien… Todo eso tratamos de ponerlo en edificios y en sus espacios. Piezas de museo que adornan edificios de departamentos dignificando con arte la vida de quienes lo habitan. Nos llena de orgullo cuando la gente que compra nos agradece por algo que no esperaba: recibir un edificio donde el lobby ofrece una pieza de arte que bien podría estar en un museo, o bien, un mural de gran tamaño que magnifica el lugar.

    Siempre tratando de afinar, de mejorar, y no quedar conformes, hasta poder pasar a un siguiente nivel; Así convertimos los edificios donde ponemos la firma de Related Group. Eso es lo que traemos para México, un producto que nos llena de orgullo.


¿Cómo ha sido la respuesta de la gente de México desde su inicio en Vallarta, hasta este momento en Cancún?

La gente nos recibió muy bien en Vallarta.

    Cuando llegamos con la primera torre a Cancún pasó exactamente lo mismo, se vendió en cuestión de meses. Ahora, arrancamos con la segunda torre.

    La gente valora el compromiso y la sinceridad de Related Group.


Inclusive con el factor Trump y sus amenazas hacia empresas americanas por invertir en México… Related se ve bien, queda ante los mexicanos como una empresa valiente, que trae al país, inversión y empleo, y se les agradece.

Sí. Para nosotros no hay ninguna razón que justifique este tipo de declaraciones que lesionan a México.


Volviendo al real estate...

Queremos aportar proyectos premium. Cambiar la imagen de “destino resort”, por el de una ciudad que también se puede elegir para vivir.


¿Qué cambios tienen en la segunda torre?

Es un poco más exclusiva, en el sentido que ya no incluye el hotel, ni la gente que trabaja en él. Es una torre 100 por ciento residencial con unidades más espaciosas. La acabamos de lanzar y la respuesta ha sido muy buena.


¿Qué otros proyectos vienen en camino con Related Group México?

Para Novo Cancún, estamos proyectando tres torres más, -serán cinco en total-; incluyendo la primera que cuenta con el hotel SLS.

    Tenemos un nuevo proyecto en Las Lomas,

CDMX del arquitecto Víctor Legorreta con un estilo muy mexicano el cual contará con todos los detalles de vivienda premium.

    ¡Creemos en México y acá estamos!


Seguiremos platicando conforme avancen los proyectos que tienen por delante para este país, muchas felicidades y muchas gracias por creer en México.

Galeria

Jorge Pérez


La cita es en el show room de Harbour Beach & SLS de Puerto Cancún.

    Pulcritud y elegancia, así es su trato, así sus desarrollos, y así es él…


    Orgulloso de traer arte latinoamericano, ¡un Botero!: El caballo y la mujer, obra de uno de los más grandes y reconocidos escultores vivos, Fernando Botero, artista colombiano y amigo suyo. “Esta obra es una belleza” –comenta emocionado Jorge al mostrarnos la escultura– ¡Cancún la merece! Es el proyecto más grande para Related Group en México. Cinco torres con una enorme inversión en diseño, todo en  vidrio, dejando ver el sol, el agua y todo lo hermoso que este destino ofrece.


¿Cómo van los tiempos para este proyecto?, ¿cuándo esperan tener la primera torre?

Me encantaría terminarlo en dos días, pero todo depende del mercado. Es un proyecto muy ambicioso. Debemos estar listos en dos años con la primera torre, la cual incluye el hotel SLS. Ya está vendida al 90 por ciento. Las otras torres serán exclusivamente residenciales con todos los servicios de hotelería.


¿Cómo ha reaccionado el mercado?

Hemos recibido una magnífica reacción. Hasta este momento, casi todo ha sido comprado por mexicanos y estamos comenzando un mercadeo internacional hacia Canadá, Estados Unidos y Europa.

    Queremos canalizar un mensaje muy claro para el mercado que compra en República Dominicana y Miami: ¡Que vengan e inviertan en este paraíso! Estamos ofreciendo condominios de lujo frente al mar a un precio de 4,000 dólares el metro cuadrado; el mismo tipo de condominio de lujo que nosotros ofrecemos en Brasil por 12,000 dólares el metro cuadrado y en Miami en 25,000...


¿Cómo logran ofrecer esos costos en el proyecto de Cancún?

Primero que todo, estamos sacrificando utilidad, no estamos ganando lo mismo que en otros países… y a eso le ayuda que los costos en la construcción y los servicios en México, son mucho más económicos. Esto representa una gran ventaja, que obviamente repercute directamente en el valor de venta de la propiedad.

    ¡México ofrece lugares tan extraordinarios!


    Nuestro proyecto vende antes que todo al país, a México, con todo lo que ofrece: su cultura, su gastronomía, su servicio siempre amable y cálido… En Quintana Roo, además, las mejores playas, cenotes y muy cerca, ciudades mágicas y coloniales. De lo más importante que ofrece el destino son las conexiones aéreas y un aeropuerto de primera.


    Jorge Pérez ha creado lazos económicos y sociales con México, relaciones de negocios y entrañables amistades.

    Es coleccionista de arte latinoamericano y apasionado por los artistas mexicanos.

    Un hombre latino que cree en México y apuesta por él.

Galeria
Galeria
Galeria
Galeria