Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra: 18.98 Venta: 18.98 I Euro — Compra: 22.29 Venta: 22.30
MENÚ

Por Vladimir Abba B. I 01/09/17 I

Península I

Envidiable el ecosistema peninsular

— Importante la conservación del gran acuífero maya

 Cuando narra su experiencia vivida bajo el mar, su voz en off conmueve tanto como las imágenes que presenta.


   Con la serie Por el Planeta que realiza para Televisa, el periodista ambiental Alberto Tinoco Guadarrama marca la diferencia en la televisión abierta pues pocos como él –ganador 2004 del Premio Internacional de Periodismo por la Tolerancia– describen de esa manera las riquezas naturales y subacuáticas de México.

 

  Formado en la Escuela de Nuevo Periodismo que fundara Gabriel García Márquez en Cartagena, Colombia, Tinoco es conocedor de los tesoros subacuáticos de la península yucateca y sabe narrar su descubrimiento reconociendo las maravillas naturales y culturales de este país.


   Con toda la intención de sumar voluntades para procurar la conservación de la naturaleza yucateca, Alberto dio a conocer en 2016 el documental Las venas de la tierra donde detalla la importancia de mantener limpio el gran acuífero maya.


   En esa serie mostró por primera vez al público de México en televisión abierta los vestigios prehispánicos de ofrendas de restos humanos y animales en el cenote sagrado de Chichén Itzá. 

Arrecife en Cabo Pulmo, BC

Riqueza subterránea

“La riqueza natural que tiene el subsuelo en la península es envidiable” afirma Tinoco. Y subraya que en realidad “no la tiene ningún país del mundo como la tienen los estados de Quintana Roo y Yucatán.

   –Esta riqueza hay que conservarla. Hay que acercarse a la comunidad científica, que se hagan evaluaciones y si una playa está contaminada en Cancún, que se diga públicamente porque esa es la única forma en que los hoteleros y las autoridades van a limpiar esas playas: para no sentir vergüenza internacional, afirma. 


   Para él, los daños en el ecosistema marino tienen remedio y el mejor ejemplo es la restauración completa de Cabo Pulmo, en Baja California. “Si la comunidad se organiza puede hacer cosas muy interesantes. (En Cabo Pumo) Recuperaron un arrecife que estaba casi muerto y hoy es el mejor sitio para buceo en México, antes eran algunos sitios de Cancún. Ya no".  


    Tinoco, quien desataca el trabajo de la bióloga Silvia Ernt y su lucha conservacionista en ese lugar, no oculta su emoción cuando habla de la preservación de los tesoros naturales de la península:

  –Lo que pasó en Baja California puede replicarse aquí. Es su tierra, son sus playas, son sus arrecifes es su riqueza natural, ojalá entiendan ustedes que cuidarlo puede tener un valor agregado mayor que el spring break.


Altura de miras

En lugar de extender una crítica, Alberto prefiere invitar a los empresarios a apostarle a un cambio:  “El modelo de turismo masivo nos funcionó, nos fue bien, fundamos empresas importantes y generamos riqueza, pero ahora mejor apostémosle a las comunidades, hagamos ecoturismo rural, proyectos de desarrollo sustentable. Y esto también ofrece un camino próspero para nuestras poblaciones”.  


   “He tenido la fortuna, oportunidad y ventaja de viajar alrededor del mundo y veo que todos los proyectos de turismo sustentable son un éxito, cuesta trabajo por supuesto, pero hay un nicho para trabajarlo, hay un mercado que está buscando este tipo de experiencias.. ¡les va a funcionar!”.

Galeria
Alberto Tinoco Guadarrama presenta "Por el Planeta"

Alberto Tinoco Guadarrama presenta "Por el Planeta"

Cabo Pulmo, BC.

Cabo Pulmo, BC.

¿Qué hacer para mejorar la salud del arrecife?


Junto con la proyección de El Ultimo arrecife, rodado en playas de Cozumel y Cancún por el Consejo Quintanarroense de Ciencia y Tecnología CQCyT, la bióloga Marisol Rueda Flores comparte acciones concretas sobre qué se debe hacer reducir el deterioro de la salud arrecifal. Difunde ejemplos de daño y recuperación, sobre arrecifes que no fueron tocados por el hombre durante cincuenta años luego de las pruebas atómicas en el Atolón de Bikini en la Polinesia francesa, entre Australia y Chile. Es un ejemplo claro de cómo después de infligir el peor castigo posible a un hábitat marino, también se puede recuperar la vida. 


    Marisol, quien también participa en la ONG Arrecifes Saludables, explica que se puede esperar la recuperación de un arrecife con algunas medidas:


                                                    1

    - Evitar el consumo del pez mero, el tiburón y el cazón, pues son actores indispensables para la salud biológica de los arrecifes.

    - Aumentar consumo de pez león, especie que desplaza a otras endémicas.

    - Sólo consumir langosta si está certificada por cooperativas sustentables comunitarias quintanarroenses.


                                                   2

    - No usar botellas, unicel, popotes, ni bolsas plásticas.

    - No tocar el coral ni pararse sobre él.

    - Involucrarse en limpiezas de su área de playa, ríos, así como plantar árboles y manglares.



                                                   3  

    - Ayudar a economizar energía eléctrica en casa, desconectando y apagando aparatos que consumen energía “fantasma”, como el horno de microondas y electrónicos como el televisor que mantienen luces led encendidas. 


Galeria
El pez león, un peligro delicioso

El pez león, un peligro delicioso

Pruebas nucleares en la Polinesia Francesa en los cincuenta

Pruebas nucleares en la Polinesia Francesa en los cincuenta


Artículos Relacionados