Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Peninsula 3
Dólar — Compra: 18.96 Venta: 18.97 I Euro — Compra: 22.29 Venta: 22.29
MENÚ

Por Ileana Menéndez Cámara / Fotos: Tomás Cano I 06/04/17 I

Península I

A salvo el CRIT de Quintana Roo

Carlos Joaquín González da una respuesta inmediata, sensible y responsable

¡Qué tal Fernando! Es un gusto para PenínsulaTres estar nuevamente contigo. Gracias por recibirnos.

Hace unos meses estuvimos aquí mismo en las oficinas de Fundación Lazos tratando el tema tan complicado por el que atravesaba la Fundación Teletón. Calumnias, difamación y los gobiernos irresponsables de Veracruz, Chihuahua, Michoacán, Durango y Quintana Roo que adquirieron un compromiso al solicitar un CRIT (Centro de Rehabilitación Infantil Teletón) para sus estados, dejando al término del sexenio adeudos millonarios que pusieron en riesgo, incluso al grado del cierre, estos centros de rehabilitación. Contrarrestando a la crítica, la fundación implementó la campaña: “Ven, conoce y decide”, que ha funcionado muy bien…


¿Qué ha sucedido desde entonces?

Fue un año de muchísimo trabajo. Recorrimos el país entero. Tuvimos innumerables reuniones, entrevistas con gobernadores y con presidentes municipales. La fundación está construida sobre pilares muy sólidos. 

   Cada uno de los CRIT que tenemos en el país ha sido solicitado por los gobiernos estatales, con la aprobación de sus congresos y casi siempre, por unanimidad de todos los partidos políticos. Los mexicanos donamos el 100% para que se construya, pero toda la operación está cimentada en una aprobación del Congreso del Estado para el mantenimiento y la continuación de un sólido y estable proyecto… Hasta que llegó el año antepasado... Comenzamos a tener problemas con algunos estados. 


   No hay forma, por más sólida que sea, por más ética, por más transparente que funcione, si a la cabeza de la aplicación del modelo, se tiene una persona irresponsable, y que probablemente ha incurrido en prácticas de corrupción o de malversación de recursos.

Contra eso no hay nada qué hacer. Con muchísima insensibilidad dejan de la mano a cientos de miles de familias para quienes el tiempo es su más valioso recurso. Un pequeñito o un bebé de 3 ó 4 meses que obtiene un progreso por la intensidad terapéutica, alcanza grandes metas. Sin embargo, cuando un niño tiene menos de 5 años y deja de asistir a sus terapias, de ir a su rehabilitación, se pierde un tiempo valioso e irrecuperable.

   Por eso fue tan duro y tan doloroso luchar contra la insensibilidad, la corrupción y la irresponsabilidad. Algo que hemos construido entre todos y que funciona con excelencia y ética, de pronto, por culpa de una persona, se viene abajo.

   Ahora que soy papá lo siento de una manera diferente.

   El dolor en los padres es mucho más profundo que el mismo dolor en sus niños. Un papá o una mamá quisieran cambiarse por su hijo y sufrir en su lugar, ¡caramba! ¡El dolor del alma también se atiende en un Centro Teletón!

   A mucha gente le llama la atención que en los CRIT haya tantas áreas y especialistas en temas psicológicos para los papás. La gente piensa en un gimnasio donde los niños hacen ejercicio de terapia física, pero se encuentran con una enorme cantidad de cubículos atendidos por psicólogos preparados para atender al papá y a la mamá que requieren ayuda y orientación.

 


 ¿Por qué a mí?, ¿por qué a él?, ¿por qué a nosotros? Son preguntas que no tienen una respuesta fácil, pero la obtienen al asistir a las terapias y a las consultas. Así, la gran carga emocional es mucho más llevadera. Esto es, en resumen, lo que hace un Centro Teletón.


¿Qué ha sucedido con los gobiernos de Michoacán, Veracruz, Durango, Chihuahua y Quintana Roo que dejaron millones sin saldar?

¿Qué sucedió al término de la administración de Borge con el enorme adeudo que puso al borde del cierre el CRIT de Cancún?

Mira, pasó algo que de verdad yo no tengo todavía palabras para agradecer a Dios, a la vida y definitivamente a las nuevas autoridades. El CRIT de Cancún estaba a semanas de cerrarse y dejar a más de mil familias fuera de un proyecto de esperanza, de dejar vacío un edificio construido por todos. Sin embargo, a partir del cambio de gobierno en el estado de Quintana Roo, estuvimos presentes en una serie de reuniones y de conversaciones y la respuesta del gobernador Carlos Joaquín González, fue inmediata, sensible y responsable. Desde el momento que personalmente llegué y me reuní con él y su esposa, Gabriela Rejón de González, les presenté la situación, el tamaño del adeudo y del compromiso no honrado del gobierno anterior… La reacción del gobernador fue:

“Nosotros vamos a cumplir, nosotros creemos en esta obra. Esta obra es importante para los niños quintanarroenses y cuenta con el respaldo del gobierno”. Eso fue a finales del año pasado y lo más maravilloso es que la respuesta fue inmediata. No hubo que esperar varios meses a ver qué pasaba, a ver si se cumplía la promesa…  ¡Se cumplió! El gobierno de Carlos Joaquín González asumió el compromiso anterior y la enorme deuda que dejó la administración de Roberto Borge. Y hoy, el CRIT de Cancún, Quintana Roo, tiene estabilidad, tiene esperanza, tiene rumbo y está lleno de niños, que es lo que más nos interesa.


¿Se trata de un convenio transexenal, no es así?

Sí, son convenios por 10 años para evitar que se vuelvan proyectos de gobierno. Esa es otra de las cualidades que tiene nuestro modelo.

  En Quintana Roo, el proyecto del CRIT lo encabezó la administración anterior pasada, la de Félix González Canto, y funcionó muy bien con gran apoyo de su esposa. La administración de Borge comenzó bien, pero a mitad del camino las cosas se empezaron a descomponer de una manera muy incómoda, lamentable y poco responsable. Demasiados meses sin recibir un centavo, un adeudo muy grande, un dinero comprometido y fincado por el Congreso del Estado.

  Hoy nuestra mayor gratitud es para el gobierno de Carlos Joaquín González, porque de inmediato devolvió la esperanza a los niños más desfavorecidos.

La relación es óptima y las familias están mucho más tranquilas. Podemos decir que este CRIT va a funcionar extraordinariamente estos seis años con su administración.


¿Hay novedades para el CRIT de Cancún?

Sí. Viene un cambio importante en la mesa directiva de nuestro CRIT en Quintana Roo. Entre las cosas dolorosas del año pasado ocurrió la muerte de nuestro director general José Ramón Quintana quien falleció por un cáncer contra el que luchó y batalló muchos meses… Eduardo Martínez es el nuevo director para Cancún, antes fue del CRIT de Baja California Sur, en la Paz. Está muy familiarizado con todas aquellas terapias y actividades que tienen que ver con un medio ambiente similar. Eduardo está recién llegado a Quintana Roo y sin duda alguna es uno de los mejores directores que hay en la fundación. Estoy seguro que hará un trabajo extraordinario con los niños de Cancún.


¿Qué ha pasado con los otros CRIT que estaban también en una situación precaria?, ¿qué ha sucedido a partir de la última vez que nos vimos con los centros de Michoacán, Durango, Veracruz y Chihuahua?
Buenas noticias en términos generales, todavía con algunos “foquitos”, si no rojos, amarillos. El nuevo gobierno en Veracruz, después de muchísimos meses, finalmente ayer, (tres de marzo, día que se realizó la entrevista) hizo su primer depósito. El gobierno de Javier Duarte dejó más de ciento diez millones de pesos en deudas, casi tres años sin brindar apoyo. Era el CRIT con más grave riesgo en todo el país debido a la corrupción y al descontrol administrativo durante su gobierno. Personalmente me dijo que iba a cumplir y al final no lo hizo. Ahora, el nuevo gobernador también tomó el tema con mucha sensibilidad y como bien nos explicó: “Recibí un estado en una situación desastrosa…”
   Afortunadamente con este primer pago nos da una gran esperanza a la fundación y en especial a las familias de Poza Rica.

   En el caso de Michoacán, yo te diría que estamos tranquilos. Quisiéramos una respuesta más sensible y eficaz por parte del gobierno de Silvano Aureoles. Creo que hay la mejor de las actitudes, pero a veces, entre el deseo y el hecho, pasan muchos meses y esa es la situación en la que nos encontramos con Michoacán. Nos sentimos tranquilos porque las reuniones que hemos tenido con el gobernador y su equipo han sido positivas, pero sin duda necesitamos una respuesta más ágil y concreta para poder darles estabilidad a los niños de Michoacán. 

   Y el caso de Durango… con el nuevo gobierno de José Rosas Aispuro y con la presidenta municipal de Gómez Palacio, Leticia Herrera, hicimos una visita hace algunos meses al CRIT de Gómez y se sorprendieron con lo que encontraron. Inmediatamente después de que salieron del recorrido, los dos dijeron: “¡Por supuesto vamos a apoyar! Después de ver esto, es imposible no apoyar”.
Estamos muy optimistas con su respuesta, los niños de Durango, los niños de la comarca lagunera, hoy tienen una esperanza.  

   Chihuahua es otro caso con un gobierno que recibió un estado en caos administrativo. Hemos hecho una visita a nuestro centro y el gobernador ha demostrado simpatía hacia la obra y entiendo que están tratando de reorganizar sus finanzas para poder hacer frente al compromiso, pero hasta la fecha todavía no tenemos respuesta.
    Los CRIT sufren cuando uno de los centros está lastimado, los recursos de todos se dividen tratando de equilibrar y sostener la obra social, se usan las donaciones del evento Teletón para llenar los boquetes financieros que dejan los gobiernos irresponsables en vez de generar nuevos CRIT.


 


Galeria

¿Qué podemos resumir de la crisis tan grave por la que atravesó la Fundación Teletón?

 A partir de los cambios de gobierno, ¿hay esperanza?

Sí, sin duda. El año fue muy bueno, el Teletón tuvo un resultado increíble. Superamos la meta económica del año pasado y con muchas más personas donadoras. Aún en un entorno social verdaderamente difícil, una vez más la respuesta de la gente fue preciosa.

   La mayor muestra de transparencia es haber hecho la campaña durante dos años: “Ven, conoce y decide”. Sensibilizó y logró el objetivo. Atreverse a pedir: “Visítanos cuando quieras, a la hora que quieras, sin previa cita y métete hasta la cocina, y si algo de lo que sucede no te gusta o no te agrada, no apoyes. Pero con información y no con rumores”. Los hechos son mucho más grandes que las dudas. Y bueno, la cantidad de visitas que hemos tenido en estos dos años está cerca de los dos millones de personas. La gente se dio la oportunidad de ver y decidir por sí misma.

   Hoy con las redes sociales y medios de comunicación se puede decir cualquier barbaridad y destrozar una obra que vale, que funciona y que es un motor de esperanza para millones. En un país, en un mundo donde estamos enojados, es más fácil creer lo malo que lo bueno. El acto más irresponsable es no someter a duda lo que me están diciendo, ni siquiera cuestionarlo. La obra que hemos construido entre todos merece al menos el beneficio de la duda.

  ¡Que nos exija la sociedad rendición de cuentas y transparencia! Es muy importante para que todos hagamos bien las cosas. Esta obra no puede vivir sin el apoyo de la gente. Está hecha por la gente y para la gente.


Fernando, muchas gracias por ponernos al tanto de la situación actual en Fundación Teletón, una obra que hace tanto bien a las familias de México. Confiamos en los gobiernos que aún no lo han hecho, asuman su responsabilidad con sensibilidad y prontitud.

Yo confío que así será.

    Muchas gracias a PenínsulaTres por estar tan pendientes de esta fundación. Nos ayuda mucho comunicar el momento que estamos viviendo, agradecer, e invitar a la gente a seguir apoyando.

   Nos despedimos llenos de esperanza y el corazón alegre.   


Galeria
Reunión de gobernadores con el consejo de Fundación Teletón

Reunión de gobernadores con el consejo de Fundación Teletón